Complejo de Dios:
Los bebés del Dr. Quincy Fortier, un oscuro experto en fertilidad

| |

9 . 12 . 2020 |

El nuevo documental de HBO expone la siniestra historia de Quincy Fortier, un ginecólogo que inseminó a sus pacientes con su propia esperma.

La historia del Dr. Quincy Fortier es, en una palabra, espeluznante. El nuevo documental de HBO, revela la historia de un ginecólogo estrella de Las Vegas, quien durante décadas ayudó a concebir hijos para miles de parejas con problemas de fertilidad. Fortier era una eminencia, pero también era un traidor: utilizó su propia esperma para fecundar a sus pacientes, sin informarle a nadie de sus cuestionables prácticas médicas.

Complejo de Dios: Los bebés del Dr. Quincy Fortier (Baby God) explora las vidas de algunos de los principales afectados. Hijos e hijas de Fortier, de todas edades, quienes recientemente han descubierto la verdad sobre su nacimiento. A través del documental, reflexionan acerca de la importancia que tienen los genes en la identidad propia.

Fortier fundó el Hospital de Mujeres en Las Vegas en la década de los sesenta, un recinto enfocado en salud femenina que, obvio, era manejado exclusivamente por hombres. El especialista se hizo famoso por ayudar a innumerables familias a traer bebés al mundo. Incluso fue nombrado el Doctor del Año de Nevada en 1991.

A lo largo del documental toman la palabra sus hijos e hijas, además de algunos colegas, pacientes y conocidos del Dr. Fortier. En la cinta no solo se aborda su fraude de ADN sino también algunas acusaciones de abuso sexual en su contra.

Lo más siniestro de todo es que muchos de los consultados parecen encontrar una justificación para los controversiales procedimientos del ginecólogo. Defensas que, seguramente, él mismo utilizó para reconocerse como un dios milagroso y no como un abusador.

Quincy Fortier.

Se desmorona el árbol genealógico

El documental comienza con la voz de Wendi Babst, una detective en retiro. Un día Babst se aboca a explorar la historia de sus antepasados por medio de un test casero de ADN. Allí descubre algo sorprendente: está emparentada con cientos de personas de las que no tenía ningún conocimiento. Todas ellas, unidas por un mismo ginecólogo en común, el Dr. Quincy Fortier.

Utilizando sus habilidades investigativas se propone llegar al fondo de esta estafa médica, en la que miles de mujeres fueron engañadas, por un doctor que utilizó su posición de poder para expandir su propio legado genético.

Entre su prole, cada quien tiene una postura diferente. Hay quienes lo defienden, negando sus abusos y dándole el beneficio de la duda, de que él solo quería ayudar y no tenía conocimiento de lo aberrante de sus actos. En parte, por el desconocimiento que existía en la época sobre información genética y ADN.

En la primera media hora del documental se introduce lentamente al tema, para llegar al juicio de Fortier. Al menos dos mujeres presentaron demandas contra el doctor por haber sido inseminadas con su esperma sin su consentimiento. Sin embargo, por medio de acuerdos económicos, el médico conservó su título profesional y su prestigio, hasta el día de su muerte.

Hay que reconocer que Complejo de Dios: Los bebés del Dr. Quincy Fortier juega con nuestras expectativas. Al introducir el personaje del detective, promete indagar en las distintas aristas de este espeluznante caso. Pero con el pasar de los minutos, aquello nunca ocurre del todo.

Wendi Babst.

Una oportunidad desaprovechada

En el documental, uno de los hijos biológicos del doctor, Brad Gulko, quien heredó de su padre la carrera como genetista, sostiene que “el 50% de los rasgos de una persona es determinado por el ADN“. Más adelante, en base a esta afirmación, Wendi Babst reflexiona: “Nadie quiere reconocer que su padre es un monstruo porque, ¿qué dice aquello de ti?“.

Sin duda la historia del Dr. Quincy Fortier es impresionante, y conjuga varios temas que despiertan interés. Violencia obstétrica, ética médica, abuso sexual, complejo de mesías, genética y el infinito mundo del ADN, entre otras.

Lo triste es que el documental Complejo de Dios: Los bebés del Dr. Quincy Fortier no da en el ancho. Se queda en los testimonios personales y en las historias familiares, alejándose de temas apasionantes que solo se alcanzan a asomar.

En resumen, la cinta se enfoca en los relatos secundarios dejando abandonada en el camino a la historia principal.

Pasada la hora de reproducción, uno como espectador asume que no habrá remate. En este plano, resulta imperdonable que en los textos finales recién se nos informe de que “hay otros doce médicos acusados de actos similares a los de Fortier, en Estados Unidos“.

Complejo de Dios: Los bebés del Dr. Quincy Fortier adopta un tinte artístico para una historia que pudo haberse convertido en un espectacular documental investigativo y/o científico.

En vez de responder cuestiones apasionantes sobre el ADN o de denunciar prácticas médicas aberrantes, la cinta nos sumerge en tediosos planos detalle de paisajes nevados y largas secuencias de personas realizando actos cotidianos. Así, logra lo imposible: que perdamos la atención en una historia que prometía ser tan sórdida como cautivante. Una vez más, una oportunidad desaprovechada.

A continuación puedes ver el tráiler:

¿Dónde ver Complejo de Dios: Los bebés del Dr. Quincy Fortier?

El documental, estrenado el 8 de diciembre de 2020, está disponible en HBO Go.

Reseña

Complejo de Dios: Los bebés del Dr. Quincy Fortier cuenta una historia espeluznante, la de un ginecólogo estrella que utilizó su propia esperma para inseminar a miles de pacientes sin su consentimiento. El documental de HBO entrevista a algunos de sus hijos, sin embargo, se queda corto y concluye sin clímax.

Calificación

IMDb

5.8

POPTAIM

7.0

Nota Final

7.0